Es el gran azote de los corruptos. Una unidad policial clave en casos como Gürtel, Palau o los Cursos de Formación. Creada hace diez años, la UDEF ha revolucionado la investigación de delitos económicos y fiscales, levantando ampollas por el camino. Por Fernando Goitia

De la mano de su comisario jefe, nos adentramos en el cuartel general de una unidad entregada a rastrear el dinero. El de todos, mayormente.

En el más vetusto edificio de un inmenso complejo policial trabaja el comisario Manuel Vázquez. A sus 60 años, con 40 de servicio, es el jefe de la UDEF, la gran pesadilla de corruptos, estafadores y demás delincuentes económicos que operan en España.

Reportaje de la Unidad de delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Comisaría General de Policia Judicial

La UDEF cuenta con 272 efectivos repartidos en cinco brigadas especializadas.

El mandato de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal es amplio y transversal. Fraudes y estafas, blanqueo, tráfico de drogas, crimen organizado, contrabando, falsificaciones, corrupción Todo movimiento ilegal de capitales puede acabar siendo investigado por la UDEF. El dinero es la clave de todo -dice el comisario-. Capturar un barco con cocaína no destruye una organización criminal, pero si les cortas el flujo de efectivo los hundes, no pueden seguir funcionando .

Por eso, para Manuel Vázquez la lucha contra el crimen organizado es capital. Es una de las principales amenazas para un Estado -sostiene-. Con dinero puedes corromper autoridades, financiar candidatos y hacerte con el poder. Si esto ocurre se crea inseguridad jurídica, los inversores huyen y entre los ciudadanos se produce anomia social. El Estado debe combatirlo y nosotros somos el brazo ejecutor de ese combate . Un combate que suele ser lento -obtener información de cuentas en otros países, sobre todo en paraísos fiscales, puede ser desesperante- y, sobre todo, discreto.La corrupción, sin embargo, o el encadenamiento de escándalos políticos en los últimos años, ha convertido a la UDEF en una unidad cuya fama ya se equipara a la de los GEO. No en vano su labor ha sido clave para, por ejemplo, enviar a prisión a Francisco Correa o para que en Cataluña se haya hecho famosa la cifra del tres por ciento.

Reportaje de la Unidad de delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Comisaría General de Policia Judicial

Los agentes rara vez sacan la pistola, hacen labor de vigilancia

Es tal su importancia que hay un antes y un después en la lucha contra la que es hoy, según el CIS, la segunda causa de preocupación de los españoles. Aunque, para Vázquez, una cosa es que preocupe y otra que se perciba que las instituciones luchan contra ella. No creo que la gente tenga percepción de impunidad -afirma-. Que aquí ha ido a la cárcel el presidente de una comunidad autónoma [Jaume Matas], el jefe de la patronal [Díaz Ferrán], el extesorero del partido en el Gobierno, gente de la oposición.

Creada en 2005 por el ministro del Interior socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, la UDEF nació para centralizar las investigaciones contra delitos económicos de la Policía. Se empezó a investigar de forma más organizada y con mucha más intensidad y, de pronto, comenzaron a aflorar casos de corrupción por toda España -recuerda Vázquez-, segundo jefe que conoce la unidad, y en el cargo desde julio de 2012, con Mariano Rajoy en la Moncloa. Antes ya teníamos grupos dedicados a este ámbito, pero fallaba la coordinación, la información no fluía, había trabas burocráticas, desconfianzas Ahora estamos coordinados y hacemos operaciones en todo el país .

Por ejemplo, si un policía introduce un nombre en el sistema por una investigación realizada en Alicante, puede cruzar datos y descubrir que esa persona también está siendo investigada en otros lugares de España. La coordinación, compartir información, es fundamental para luchar contra grupos organizados como mafias o bandas dedicadas a diversos fraudes, y contra las tramas corruptas -argumenta-. Y claro, al mejorar la presión policial, es lógico que salieran más casos a la luz .

Pese a las mejoras, sin embargo, el comisario todavía ve carencias en el sistema español. Sería importante aumentar las penas [hoy de dos a ocho años], que sean de verdad disuasorias, porque esta gente funciona con criterios empresariales. máximo beneficio, mínimo riesgo -argumenta-. Es decir. puedo estar dispuesto a pasar unos pocos años preso a cambio de obtener una gran suma que he puesto a buen recaudo en algún paraíso fiscal. Pero si la amenaza fuera de 10 o 15 años, seguro que se lo pensaba mejor . El comisario sugiere, además, vincular la reducción del castigo a la recuperación del dinero. Eso ayudaría mucho -prosigue-. Si robas unos millones, a la pena por cohecho, blanqueo o lo que sea, le añades otros 10 o 15 más hasta que los devuelva. Alguien con 50 años o más seguro que se lo pensaba mejor .

Vázquez subraya, además, otras dos anomalías españolas. La primera, la percepción social del fraude público. Aquí nadie cuestiona un homicidio, una violación, un acto terrorista o un tirón a una anciana -reclama-. Robar al Estado, sin embargo, como que no es para tanto. Pagar sin factura al fontanero, ocultar cosas a Hacienda es lo habitual. Que si muchos tuvieran negocio suficiente para defraudar 30 millones lo acabarían haciendo, sostiene.

Reportaje de la Unidad de delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Comisaría General de Policia Judicial

El número de investigaciones no para de crecer. En los últimos tres años, 15.200 detenidos

La segunda anomalía, en su opinión, es el exceso de aforados y el abuso que se hace de este privilegio legal. El aforado debería serlo solo para el ejercicio de su función -dice-, no para robar ni aprovecharte de tu cargo. En España, además, se usa como estratagema procesal. Juzgar a un aforado ya es de por sí más lento, porque hay que ir al Tribunal Superior, al Supremo, la instrucción, miles y miles de folios Y luego, cuando la causa ya está lista para el juicipezar porque la jurisdicción cambia. ¡Suena a tomadura de pelo! Habría que revisar bien toda esta cuestión .

El combate a la corrupción, según Vázquez, ha atraído demasiada notoriedad hacia la UDEF. Pero, claro, no es extraño cuando destapas corruptelas de todo el espectro político, incluido el partido en el Gobierno. Un repaso a la hemeroteca revela las turbulencias que han azotado a la unidad en su corta historia. Señalada por filtrar informes de casos de corrupción, Luis Bárcenas acusó a la UDEF en 2009 -la dirigía José Luis Olivera, nombrado por el Gobierno del PSOE- de ser la policía política de Rubalcaba . Tres años después, un falso informe atribuido a la UDEF acusaba a Artur Mas y a Jordi Pujol, en plena campaña electoral catalana, de lucrarse con comisiones ilegales del caso Palau. Vázquez negó que aquello fuera obra de su unidad, pero el caso desató sospechas de una conjura policial contra políticos catalanes.

Es normal que surjan cosas de este tipo cuando investigas asuntos muy mediáticos subraya Vázquez, serio, rumiando las palabras. Pero a nosotros solo nos interesa el trabajo policial. Somos profesionales, funcionarios públicos, y trabajamos con el máximo rigor. No confabulamos ni acusamos a nadie si no está todo bien contrastado. Nuestros informes, de hecho, siempre han estado avalados por la autoridad judicial. Entiendo a los acusados, es lógico que intenten minar nuestro trabajo. Y en cuanto a filtraciones, nunca filtramos ni hacemos públicos informes o investigaciones. Se filtran cosas, es cierto, pero ¿quién lo hace? Yo no lo sé .

Compuesta por cinco brigadas, especializada cada una de ellas en los distintos campos del delito económico y fiscal, el trabajo de la UDEF va mucho más allá. De las casi 8300 investigaciones iniciadas en los últimos tres años y medio, apenas 651 12,5 por ciento están relacionadas con corrupción. En ese periodo, de hecho, de 15.200 detenidos, apenas 1100 lo fueron por delitos como cohecho, prevaricación, malversación o tráfico de influencias. Combatir el crimen organizado, atacar sus fuentes de financiación, perseguir el blanqueo, suponen el grueso de las actividades de Vázquez y sus 272 efectivos.

Reportaje de la Unidad de delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Comisaría General de Policia Judicial

Con fajos como estos, un grupo hacía creer que con un líquido convertían papel en billetes

Hay un gran nivel -presume-. La mayoría son licenciados en Economía, Administración de Empresas, Derecho y excelentes investigadores. El espectro de conocimientos que se requieren aquí es muy elevado. Has de saber sobre control de acción pública, contabilidad, asuntos financieros, análisis de cuentas, funcionamiento de empresas; lo necesario para desentrañar todo tipo de sociedades, rastrear dinero, detectar fraudes o analizar datos con algoritmos y nuevas herramientas informáticas, aunque el trabajo policial no difiere mucho, en realidad, del de otras unidades . Es decir, escuchas telefónicas, vigilancias, seguimientos, registros y tareas de inteligencia están a la orden del día.

El inicio de una investigación tampoco difiere mucho de otros ámbitos policiales. Puede arrancar por una denuncia directa -en comisaría, por e-mail, cartas anónimas, confidentes -, por una solicitud de la Fiscalía o del juzgado, o por conocimiento de la existencia de un delito, bien por información que llega de otro país o por publicaciones de los medios. Lo que se conoce como notitia criminis , ilustra Vázquez. En este sentido, el comisario cree que se debería motivar más a los ciudadanos a denunciar a corruptos y otros delincuentes económicos. Si gracias a esa persona evitamos un fraude de millones, no veo ningún dislate que se le recompense con dinero y se le proteja después .

Mientras prosigue su labor, la creciente fama de la UDEF parece inevitable a juzgar por sus propias estadísticas. Cada año crece el número de investigaciones y el número de detenidos. Tanto que cada día resultará más difícil que alguien se pregunte. ¿Qué coño es eso de la UDEF? , como hizo Jordi Pujol ante la publicación del falso informe contra él y Artur Mas. Alguno habrá que no conozca a la UDEF, pero cada vez son menos. Pujol, desde luego, ya debe de saber lo que es dice Vázquez, antes de subrayar. Pero ya le he advertido a usted que no puedo comentar ningún caso en curso .

El investigador discreto El comisario jefe de la UDEF, Manuel Vázquez, en su despacho del Complejo Canillas de la Policía Nacional, en Madrid, donde tiene su sede la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal.

Policías con carrera La UDEF cuenta con 272 efectivos repartidos en cinco brigadas especializadas. La mayoría son titulados en Economía, Derecho, Administración de Empresas.

Estafas de no creer Con fajos como estos, un grupo hacía creer a sus víctimas que con un líquido especial convertían el papel blanco en billetes. Vendían el líquido a 30.000 euros y desaparecían.

Cada vez más blanco El número de investigaciones no para de crecer. En los tres últimos años y medio han sido más de 8300, con más de 15.200 detenidos. El delito más investigado es el blanqueo de capitales.

Aquí tiros, los justos Los agentes rara vez sacan la pistola. Hacen labor de calle, como vigilancias, registros, inteligencia , pero el grueso consiste en analizar datos y documentos o gestiones como solicitar comisiones rogatorias a paraísos fiscales.

LOS CASOS MÁS SONADOS DE LA UDEF

Las investigaciones de la UDEF han destapado, o ayudado a destapar, numerosos casos de corrupción en los últimos años. La lista es larga. Estos son algunos de los más notorios.

 

CASO GÜRTEL. El 7 de noviembre de 2007, José Luis Peñas exconcejal del Partido Popular de Majadahonda presentó una denuncia ante la UDEF, en la que revelaba una trama corrupta en ayuntamientos de Madrid dominados por el PP.

 


 

CASO PALAU.  En junio de 2009, una querella contra Fèlix Millet presidente del Palau de la Música destapaba el escándalo del pago de comisiones del 3% en Cataluña. Los informes de la UDEF sostienen que la constructora Ferrovial pagó comisiones a CDC a cambio de la adjudicación de obras.

 

 


 

OPERACIÓN CRUCERO. El expresidente de la CEOE y de Marsans cumple cinco años y medio por blanqueo, fraude, alzamiento de bienes e integración en banda criminal. La UDEF halló dinero de Marsans en Chipre, Malta, Suiza, Hong Kong, Luxemburgo, Gran Bretaña, Liechtenstein

 

 


 

CURSOS DE FORMACIÓN. El escándalo se destapó en Málaga. Los investigadores de la UDEF sospecharon de unos cursos pagados por la Junta que no habían sido realizados. El fraude asciende a 2000 millones de euros y la investigación afecta a 17 empresas y más de 200 personas.

 

 


 

OPERACIÓN MALAYA. El caso que puso a la UDEF en el mapa, el año de su creación. Diez agentes investigaron el sistema de blanqueo ideado por Juan Antonio Roca en el Ayuntamiento de Marbella. Según la UDEF, la valoración de los bienes y propiedades intervenidos es imposible de cuantificar .