Nací en Choisy-le-Roi, Francia, hace 46 años. Soy ilusionista e hipnotizador. Hasta el 22 de octubre presento ‘1, 2, 3… hipnotízame’ en el Teatro Nuevo Apolo (Madrid). Un juego de hipnosis colectiva con el público. Por Virgina Drake

XLSemanal. Lo llaman el hipnotizador de ‘El hormiguero’.

Jeff Toussaint. Muchos me conocen porque he ido a ese programa, pero hago unos 200 espectáculos al año.

XL. Su hipnosis es teatral o científica?

J.T. Yo tengo un máster en hipnosis de espectáculo y no puedo practicar la hipnosis terapéutica. Se la dejo a los psicoterapeutas y a los médicos. Yo aprendí hipnosis teatral a los 16 años, en Venezuela, trabajando en la santería de un parapsicólogo italiano retirado.

XL. Y cómo llega usted aquí?

J.T. Mi padre trabajaba en Francia en la construcción y, a mis 8 años, nos fuimos a Venezuela. Allí me crie y viví hasta 1996, cuando vine a España.

XL. ¿Tiene poderes para dormir a la gente y controlar su voluntad?

J.T. [Ríe]. Claro que no. La hipnosis así entendida no existe para mí; todo es cuestión de comunicación y sugestión. La gente a la que hipnotizo debe interesarse, colaborar y dejarse llevar para traspasar la barrera de la mente consciente y poder implantar en ella pensamientos selectivos.

XL. Hay espectáculos en los que ha hipnotizado a mucha gente a la vez.

J.T. Se puede hipnotizar a 10 o a 200 personas a la vez. Es complicado porque todos entran en la hipnosis, pero no todos con la misma facilidad. Solo el 30 por ciento de los que suben al escenario entra en hipnosis profunda.

XL. ¿Podría inducir un cambio de voto?

J.T. [Ríe]. Eso hacen los políticos. Las campañas electorales y la publicidad son otra forma de hipnosis. Los políticos buscan sugestionarnos para lograr votos.

XL. ¿Y usted no les puede echar una mano?

J.T. No. La hipnosis baja las inhibiciones, pero no manipula ni interfiere en el libre albedrío. Nadie se convierte en una marioneta dormida que controlo. El que no quiere hacer algo no lo hace.

XL. ¿Cómo se siente el hipnotizado?

J.T. Piensa. «Me apetece hacer lo que me dices y no lo puedo evitar». Tiene la sensación de haber tomado una copa de más, pero sin estar borracho. Se siente totalmente desinhibido, divertido.

XL. ¿Es más fácil con hombres o mujeres?

J.T. Con los hombres, aunque tengamos más miedo al ridículo. somos más simples. Las mujeres están más abiertas a probar cosas nuevas -ellas suben más al escenario-, pero no se dejan manipular tan fácilmente.

XL. ¿A quién le gustaría hipnotizar?

J.T. A Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera para que acuerden un Gobierno y rebajen el impuesto en los teatros.


Con acento francés

jeff toussaint hipnotizador xlsemanal desayuno (2)
«Como buen francés, me encanta el cruasán, el zumo de naranja natural y un buen café con leche. Si estoy flaco, le pongo mantequilla al cruasán tostado».