Marte está en el punto de mira del hombre. Pero antes de ir allí hay que proteger a los astronautas de un serio peligro: la alta radiación, que podría aumentar el riesgo de leucemia. Por Fátima Uribarri

En Estados Unidos están experimentando con unas píldoras que refuerzan las células después de haber estado muy expuestas a la radiación. En Israel, la empresa StemRad apuesta por unos chalecos protectores. Se hacen a medida del astronauta y hay que llevarlos puestos las 24 horas del día. Estos chalecos irán a bordo del vehículo Orion, que despegará a finales del año que viene. Los vestirán muñecos porque es una misión no tripulada, pero se podrá analizar su efectividad.