En un techo del palacio de la Alhambra, un pintor flamenco llamado Juan Caxto escribió en caracteres góticos la fecha de la conquista de Granada:  “2 de enero de 1491”, en lugar del consabido 2 de enero de 1492. Por José Segovia

La efeméride sigue a la vista de los visitantes en los zaguanes que comunican el patio de Mexuar con el de Comares y es fácilmente legible. ¿Un error del que nadie se percató? En realidad no fue una equivocación del artista. Caxto usó el calendario flamenco, según el cual el año de 1491 era el correcto.

Durante mucho tiempo, los documentos históricos ingleses, rusos o griegos consignaron fechas distintas a las del calendario gregoriano. Inglaterra no lo aceptó hasta 1752. Los ortodoxos lo hicieron en 1923

En la capitulación final pactada entre el sultán nazarí Boabdil y los Reyes Católicos para la entrega de la ciudad andaluza se puede apreciar la fecha en que tuvo lugar la ceremonia, el 31 de diciembre del año 1493, cuando el año correcto debería ser 1492. El autor del documento tampoco se equivocó, ya que consignó la fecha siguiendo el calendario de la Natividad. Y es que la variedad de calendarios vigentes en el siglo XVI ha causado más de un dolor de cabeza a algunos estudiosos poco avezados en aquel periodo histórico.

En el siglo XVI, el año empezaba en unos países en diciembre, en otros en marzo y en otros en enero

En la España de entonces, el primer día del año era el 25 de diciembre, el día de la Natividad. Por el contrario, en Flandes el primer día del año era el de la Pascua de Resurrección, fiesta que dependía de la Luna, por lo que variaba de año en año, pudiendo celebrarse entre el 22 de marzo y el 25 de abril. Por esa razón, la familia del primer hijo varón de Juana la Loca y Felipe el Hermoso, el que después se convertiría en Carlos V, hizo constar que su nacimiento se produjo el 24 de febrero de 1499, no el 24 de febrero de 1500, tal y como hubiera quedado registrado de haber seguido el calendario de la Natividad.

Cuando se estudian documentos medievales y modernos europeos hasta 1582-1583, hay que tener suma cautela para no caer en graves errores, tal y como hicieron algunos afamados historiadores

Otros calendarios contribuyeron a crear una cierta confusión en la Europa del siglo XVI, como el de la Encarnación, que marcaba como primer día del año el 25 de marzo, fecha en la que se celebraba esa fiesta religiosa. Otros países, como Polonia, utilizaron el calendario de la Circuncisión, que coincidía con el 1 de enero, siendo por tanto el que menos confusiones ha causado a la hora de consignar las fechas de algunos hechos históricos. A todos esos calendarios se añadían el musulmán y el judío, con sus meses lunares, que alimentaron todavía más la mezcolanza de fechas a lo largo del siglo XVI. En 1582 se instauró oficialmente el calendario gregoriano, llamado así por su promotor, el Papa Gregorio XIII, y que es el que actualmente se utiliza en casi todo el mundo.