El oso pardo español está de vuelta: nacen más crías que nunca. No ha sido fácil. Lo demuestra un documental que se adentra en la cordillera Cantábrica y enseña la intimidad de este gigante que ha estado a punto de desaparecer. Por Fernando González Sitges

Olvidó el frío que le torturaba desde hacía horas en el interior de su escondite. Era el momento que había estado esperando y preparando desde hacía meses. A través del visor de su cámara, armada con un potente teleobjetivo, Joaquín Gutiérrez Acha enfocó al principal protagonista de su película. Una osa parda se movía por la ladera del monte que tenía enfrente de su escondite seguida por dos oseznos. El cineasta sabía el privilegio de poder vivir aquel momento.

conocer, naturaleza, animales, oso pardo, xlsemanal (4)

Entre 230 y 260 osos pardos viven hoy en la cordillera Cantábrica. Aunque pueda parecer exigua, la cifra expresa el éxito de años de conservación, estudio y concienciación

Porque aquellos osos no eran los grizzly que tantas veces vemos en los documentales. Joaquín no rodaba en Alaska, Rusia ni ninguno de los grandes destinos para ver osos pardos. Aquella osa era mucho más pequeña, difícil y esquiva; era una osa de la cordillera Cantábrica.

Tratado de paz

Entre 230 y 260 osos pardos viven hoy en la cordillera más occidental de Europa. La cifra, aunque pequeña, es el resultado de años de conservación, estudio y concienciación para que el oso pardo pueda tener un futuro en nuestro país. Durante siglos, los ganaderos lo han considerado su enemigo y los cazadores, el mayor trofeo de caza mayor de nuestro país. Como resultado, el oso -que hasta la Edad Media pobló la práctica totalidad de nuestra Península- llegó a la mitad del siglo XX recluido en dos pequeñas poblaciones: una en la cordillera Cantábrica y otra en el Pirineo.

conocer, naturaleza, animales, oso pardo, xlsemanal (4)

Los osos del Cantábrico buscan lugares con poca presencia humana. Los bosques cerrados de hayas, robles y abedules los proveen de cuanto necesitan

Con la protección integral de la especie en 1973, nuestros osos empezaron el difícil camino de su recuperación. Ya no eran cazados legalmente, pero se seguían matando ejemplares, y su mundo, los bosques, montañas y ríos, continuaban desapareciendo por contaminarse. La última osa autóctona del Pirineo cayó abatida por un cazador francés en 2004 y desde entonces los osos que quedan en el Pirineo -poco más de 40 ejemplares- descienden de osos importados de Eslovenia. Los cantábricos, sin embargo, han mantenido su genética autóctona y progresan lentamente. Aunque eso no quiere decir que su población no corra todavía grandes riesgos.

Menos miedo a los humanos

Los osos de la cordillera Cantábrica han ido acostumbrándose poco a poco a la presencia humana. Sin cazadores, con guardas que los protegen y la llegada de un turismo que paga por verlos y disfrutar de ellos en libertad, los plantígrados empiezan a ver a las personas sin tanto temor. Y esto encierra cierto riesgo. Los osos son omnívoros.

Los 40 osos del Pirineo descienden de ejemplares importados de Eslovenia

Se alimentan de hierbas, frutos, miel, insectos, animales muertos, peces… y, de tanto en tanto, de alguna presa que cazan gracias a su velocidad -hasta 60 kilómetros por hora- y fuerza. Al tener menos miedo a los humanos, los osos se acercan más a los pueblos y entonces pueden comerse las cosechas, destrozar frutales y colmenas e incluso matar alguna vaca o cordero.

conocer, naturaleza, animales, oso pardo, xlsemanal (4)

Un gato montés acecha entre las sombras de un hayedo. Una de las directrices para conservar los
osos cantábricos radica en la conservación de su hábitat, que alberga gran variedad de especies salvajes amenazadas en toda Europa

Todos los destrozos son indemnizados, pero el rencor crece y de vez en cuando un oso aparece muerto por un disparo, por veneno o por culpa de lazos furtivos puestos para cazar jabalíes. Y por cada oso que cae, especialmente si es una hembra, toda la población sufre un gravísimo revés.

Récord de madres

La reproducción de nuestros osos es un proceso lento y delicado.
Las madres deberán cuidar ellas solas de sus camadas, que en nuestro país oscilan de una a tres crías. Los oseznos dependen de las madres entre 16 y 18 meses. Eso determina que, como mucho, las hembras parirán cada dos años. Y durante este periodo la hembra gastará mucha energía amamantando y protegiendo a sus hijos incluso de los machos de su especie, que con cierta frecuencia matan a los cachorros que no sean suyos. Para evitarlo y protegerse de estos osos ‘infanticidas’, las hembras han desarrollado sus propias tácticas de supervivencia. Se aparean con diferentes machos de forma que sus camadas son habitualmente de hijos de distintos machos. Gracias a esta estrategia y a la mejora en las condiciones de su hábitat natural en 2015, año del último censo conocido, se ha batido el récord de madres reproductoras.

Para proteger a sus camadas, las hembras se aparean con diferentes machos

Y no son las únicas buenas noticias. Las poblaciones oriental y occidental de la cordillera Cantábrica, que llevaban entre 50 y 100 años desconectadas, se han empezado a relacionar. En la oriental, con poco más de 40 osos, la altísima endogamia del grupo hace peligrar su viabilidad. La noticia del intercambio genético con osos del área occidental devuelve la esperanza a una especie que se ha ganado a pulso su supervivencia.

Canciones de amor

conocer, naturaleza, animales, oso pardo, xlsemanal (4)

Uno de los últimos urogallos cantábricos eleva su voz en su cantadero para atraer a una hembra. El cambio climático y el abandono del medio rural por parte del hombre han puesto al borde de la extinción a estas aves más propias de latitudes boreales.

El lobo feroz

conocer, naturaleza, animales, oso pardo, xlsemanal (4)

Ningún animal de la cordillera Cantábrica despierta tantas filias y fobias como el lobo. Mientras que el oso empieza a ser aceptado, al lobo se le tiene una inquina especial. Las 70 manadas que pueblan estas montañas son el símbolo más puro de nuestra fauna salvaje, pero las vacas, ovejas y caballos que matan todos los años les hacen acreedores del odio a muerte de los ganaderos.

Montañas protectoras

conocer, naturaleza, animales, oso pardo, xlsemanal (4)

Con un total de 480 kilómetros de longitud y entre 60 y 120 de anchura, la cordillera Cantábrica es la cadena montañosa más occidental de Europa. Su abrupto relieve la ha convertido en refugio de especies amenazadas como el oso pardo.

Un manto de humedad

conocer, naturaleza, animales, oso pardo, xlsemanal (4)

Esta salamandra disfruta de la humedad y la protección de una de las masas boscosas más importantes de nuestra Península. Pero no está a salvo. El cambio climático está afectando a grandes y pequeños de una manera que los científicos apenas han alcanzado a vislumbrar.


PARA SABER MÁS

-Cantábrico: los dominios del oso pardo. Dirigida y guionizada por Joaquín Gutiérrez Acha. Wanda Producciones, 2017. Estreno el 31 de marzo.

Fundación Oso Pardo.