Chaquetas, ‘bombers’, ‘bikers’, cortavientos… El entretiempo llega a la moda masculina. Descubre cómo lucirla con el actor Álex González mientras nos habla de su nueva película, ‘Órbita 9’, junto a Clara Lago. Por Daniel Méndez

La cita se cierra en el último momento. Álex, que lleva más de un año y medio viviendo en Los Ángeles, aprovecha una visita a España para atender a XLSemanal. Llega de buen humor, sin asomo de jet lag. Y habla de su última película, una historia de amor con tintes futuristas llamada Órbita 9, y también de amor, familia, paparazis, miedos profesionales.

álex gonzález, entrevista, moda, xlsemanal

Cazadora: Sandro / Camiseta: American Vintage

XLSemanal. Cambia usted de tercio con esta película.

Álex González. En cierto modo, sí. Casi todos los personajes que he podido hacer hasta ahora han sido muy físicos. Ese estereotipo heroico del tipo que salva a la chica y esas cosas [ríe]. Y el personaje de Álex en Órbita 9 me interesaba por probar el antihéroe, un tipo que no esté tanto en lo físico como en la cabeza.

XL. ¿Un reto?

Á.G. Siempre lo es. En este caso, yo me imaginaba a un científico que ni siquiera sabía correr bien. Me interesaba este perfil más cerebral, cambiar incluso mi manera de andar.

XL. Lleva tiempo instalado en Los Ángeles. ¿Ganas de poner tierra de por medio?

Á.G. No es tan extremo. Afortunadamente llevaba mucho tiempo sin parar de trabajar, me vi con unos meses libres y pensé en mejorar mi inglés. Además, me he apuntado a clases de interpretación y vuelvo a ser el aprendiz del que no se espera nada.

“En nuestro gremio nos damos mucha importancia, pero es mucho más relevante el trabajo de una profesora de primaria”

XL. Que siempre es un alivio…

Á.G. ¡Sin duda! Porque te puedes permitir fallar y no pasa nada. Pero después de unos meses empecé a trabajar con un agente allí y tuve la suerte de que, en el primer casting que hice, me dieron el protagonista. Era una serie maravillosa que se llamaba Citizen. No se llegó a grabar el segundo capítulo. pero sigo en Los Ángeles.

álex gonzález, entrevista, moda, xlsemanal

Bomber y pantalón de Dolce & Gabbana; y camiseta: Just Cavalli

XL. Se fue en un momento dulce: después del éxito de El Príncipe.

Á.G. Fue uno de los mejores de mi carrera. En España no tenemos un auténtico star system, pero lo más parecido que hay te lo brinda la televisión. Es lo que más popularidad da y también conduce a más ofertas de trabajo. Un productor prefiere meter en su película a un actor que ya sabe que ha conectado con cinco millones de espectadores.

“Me fui a Los Ángeles porque soy un agonías y empecé a pensar que el éxito que había tenido aquí no duraría mucho”

XL. ¿Y no era mejor aprovechar el tirón desde aquí?

Á.G. Yo soy un agonías y empecé a pensar que todo eso no duraría mucho. ¿Y si el año que viene no tengo trabajo? Así que hice las maletas con una pequeña ambición. No la de convertirme en una estrella ni perseguir el sueño americano, pero sí ampliar el negocio.

XL. En Los Ángeles habrá recuperado la intimidad.

Á.G. Sí, lo necesitaba. Vino a verme un amigo y nos fuimos a la playa. Es algo que no había podido hacer los últimos años. Que no se me malinterprete. No necesitaba huir de los paparazis, pero nunca viene mal ser anónimo.

XL. ¿Cómo lleva que lo persigan?

Á.G. Hubo un momento en que yo no tenía muchas herramientas y le daba mucha importancia. Pero, una vez que lo incorporas, lo ves como algo relacionado con tu trabajo.

XL. ¿Gajes del oficio?

Á.G. Cada trabajo tiene cosas buenas y cosas malas. Aunque me gustaría que no existiera, claro. Hay algo que moralmente no entiendo muy bien. La foto de un paparazi no se conoce como ‘foto prestada’ o ‘foto tomada’. Se llama ‘foto robada’. Hablando como ciudadano del mundo -más que como alguien que lo sufre-, me parece que nos han engañado un poco con todo esto.

álex gonzález, entrevista, moda, xlsemanal

Cortavientos y pantalón: Salvatore Ferragamo / Deportivas: New Balance / Pulseras: de Luxenter

XL. ¿En qué sentido?

Á.G. Si digo que me molesta, me contestan: «Es que eres un personaje público». Vale, lo compro, aunque no esté de acuerdo. Pero, si se trata de un personaje público, ¿por qué alguien decide privatizarlo y sacarle partido vendiendo fotos suyas? No entiendo que se pueda comerciar con eso. Pero insisto, no lo llevo mal. Lo acepto y creo que el secreto es ser flexible y no darle tanta importancia.

XL. No todos lo viven igual.

Á.G. Y esa es otra cosa que me molesta un poco de nuestro gremio: creo que nos damos demasiada importancia. ¡No lo es tanto! La sanidad, la educación, la política. Eso sí lo es. El trabajo de una profesora de primaria que educa a 25 niños que serán el futuro de nuestro país es mucho más relevante que el de un actor.

XL. ¿A sus hijos no les recomendaría la profesión de actor?

Á.G. Te doy la respuesta polite y de uno que quiere ser padre: me imagino que apoyaré a mis hijos para que sean lo que ellos quieran ser. Vivimos en una sociedad… Mis hermanos pequeños tienen 21 y 23 años. Tienen una formación maravillosa; son inteligentes, cultos, con mucha inteligencia emocional. Están infinitamente más preparados que yo a su edad. Pero, aun así, tienen muchas dudas. La mayor parte de las veces tomamos decisiones según lo que otros quieren que hagamos. Yo a mis hijos, como a cualquier amigo, le sugeriría que cerrasen los ojos y tomasen la decisión con el estómago y no con la cabeza.

álex gonzález, entrevista, moda, xlsemanal

Bomber de ante, de Boss / Polo: Fred Perry y Pantalón: Just Cavalli

XL. Entonces, ¿quiere tener hijos?

Á.G. Creo en la familia y sigo pensando que el estado ideal es en pareja, aunque llevo soltero tres años. Ahora pongo toda la energía en lo profesional, pero no me gustaría convertirme en un actor muy exitoso y no tener con quién compartirlo. Prefiero tener menos premios y rodar menos películas y poder pasar más tiempo con mi familia cuando la tenga. Suena a respuesta amable, pero es así.

XL. ¿Es difícil compaginar la familia y la carrera de actor?

Á.G. Me parece un equilibrio muy complicado. Ahora mismo, si tuviera pareja, no podría hacer lo que estoy haciendo. A menos que fuese una persona muy tolerante, muy comprensiva. Por otro lado, no tengo pareja porque no me siento capaz de darle esa estabilidad necesaria a otra persona. Esto es como cuando haces un casting. Yo a veces iba a hacer una prueba e iba pensando solo en que me dieran el papel. Pero después caí en la cuenta de que un director va a rodar una película cada dos años si tiene suerte. Por eso, ahora, cuando voy a un casting, pienso: «Te deseo lo mejor, que encuentres lo que estás buscando». Y esto es lo que yo tengo que ofrecer.

“Cuando Donald Trump quitó el español de  la web de la Casa Blanca me asusté. Es un golpe simbólico a la comunidad hispana”

XL. ¿Y en la pareja ocurre lo mismo?

Á.G. Con la pareja pasa un poco eso, sí. A veces nos empeñamos en encontrar a alguien que sea suficiente para nosotros. ¿Pero y al revés? Tú también tienes que ser suficiente para esa otra persona. ¿Tú qué tienes que ofrecer? Y yo ahora no sé qué tengo que ofrecer. El año pasado estaba en Los Ángeles, pero volé no sé cuántas veces a España. Luego estuve en Colombia. ¡Qué locura para otra persona estar con alguien que se mueve tanto! Yo qué sé. Más que una entrevista parece que estoy en el psicólogo.

álex gonzález, entrevista, moda, xlsemanal

Sudadera: Tommy Hilfiger Collection / Camiseta: American Vintage/ Vaquero: Nine in the Morning / Ropa interior: Calvin Klein Underwear y Reloj: Kronaby

XL. Su vida sentimental atrae mucha atención, ¿no?

Á.G. Ah, no sé. Supongo que existe una oferta porque hay demanda. Yo creo que el ser humano por naturaleza es un poco cotilla. Pero también me parece que es una cosa que se puede dominar. Es un mal hábito. Yo lo intento controlar. El otro día alguien me dijo: «¿Has visto lo que ha hecho no sé quién?». Mira, no me presto a eso.

XL. ¿Se considera un sex symbol?

Á.G. [Ríe]. Te digo la verdad, yo me veo resultón. Me gusta agradar. ¿Pero sex symbol? ¡No! Tengo amigos que han estado con muchas más chicas que yo, que además suelo enlazar relaciones largas. Tampoco tengo tiempo para andar tanto por ahí con chicas.

XL. ¿Sigue teniendo miedo a la precariedad?

Á.G. Cada día de mi vida. Y cada vez que termino de trabajar pienso que no me van a volver a llamar. Hoy, todos tenemos ese miedo. En estos momentos, ya no hay nada seguro. Ahora mismo haciendo esta entrevista tengo ese miedo. ¡Es horrible! No me permite disfrutar al cien por cien. Y tomo decisiones como el irme a Los Ángeles. Estoy siendo un inmigrante que viene a buscar trabajo, y eso nace del miedo a quedarme sin trabajo en España.

álex gonzález

Chaqueta: Herno / POLO: Fred Perry by Raf Simons y vaquero: Levi’s

XL. Inmigrante en la América de Donald Trump.

Á.G. ¡Inmigrante en una situación privilegiada! A mí no me toca dormir en la calle como a muchos otros. Por un lado, lo de Donald Trump yo lo vivo con mi miedo personal. un europeo en Estados Unidos con un visado de trabajo de tres años. Pero, por encima de eso, me preocupa porque parecía que solo iba a ser agresivo durante las elecciones, pero está cumpliendo con lo que dijo.

XL. ¿Cómo se vive desde allí?

Á.G. La vez que realmente me asusté fue el día después de la toma de posesión: quitó el español de la web de la Casa Blanca. ¡Miedo! Puede parecer una tontería comparado con cosas más importantes, como que se reúna con Taiwán para provocar a China o que Le Pen lo apoye desde Francia y pueda ganar allí. Pero es un golpe simbólico a la comunidad hispana de Estados Unidos.