Puentes y pasarelas de vidrio asomándose al vacío. Esta es la nueva fórmula china para atraer a los turistas. Por Fernando Goitia

Es una moda que se extiende por toda China. Los puentes y pasarelas de vidrio proliferan por el gigante asiático en una batalla por ver qué ciudad o parque natural alza la estructura más espectacular -batiendo, a ser posible, algún récord- para atraer a los turistas.

La pasarela acristalada sobre el precipicio de la ‘espiral del dragón’ tiene 100 metros de largo y está situada a 1400 metros de altura

De momento, este sendero acristalado a 1400 metros de altura, en lo más alto del abismo de la ‘espiral del dragón’, se lleva la palma. Levantado en el Parque Natural Zhangjiajie, uno de los parajes más populares de China, la obra aspira a elevar la cifra de 30 millones de turistas que lo visitan cada año.

El lugar inspiró a James Cameron el escenario de ‘Avatar’

La popularidad del lugar se ha disparado desde que el director James Cameron se inspiró en sus más de 3000 formaciones rocosas para crear el escenario de su taquillazo Avatar. La afluencia de público es hoy tan brutal que, pese a ser Patrimonio de la Humanidad desde 1992, las autoridades chinas han construido un ascensor de cristal que asciende un precipicio, escaleras mecánicas de casi 900 metros de largo, un teleférico con siete kilómetros y medio de recorrido y el puente -de cristal, por supuesto- más alto del planeta, que une dos de estas rocas al estilo del planeta Pandora. Pero volviendo a la pasarela de la imagen, añadir que marca 99 curvas alrededor de la montaña y que su estrechez (1,6 metros) hace que sean frecuentes los atascos cada vez que un turista decide sacarse un selfie al borde del vacío.