¿Burbuja gastronómica?

REINOS DE HUMO

¿Se está creando una burbuja gastronómica? La actividad empresarial en el sector recuerda ya a la de los años que precedieron a la crisis económica, aquellos en que consumíamos con la alegría de nuevos ricos. En 2016 se multiplicaron las aperturas de restaurantes, especialmente en las grandes ciudades, y este 2017 llega cargado de novedades. Algunas ya están en marcha y otras se anuncian para los próximos meses. Lo más destacado es la enorme variedad de esa oferta.

Desde sencillas tabernas hasta restaurantes de alta cocina con costosas inversiones. Desde lo más tradicional hasta la vanguardia que, aunque limitada, no ha desaparecido del todo. Ahí tenemos como ejemplo ese Enigma, abierto en Barcelona por Albert Adrià y que recoge el espíritu de El Bulli. Y por supuesto, siguiendo la tendencia de los últimos años, mucha presencia de cocinas orientales. No faltan tampoco establecimientos que buscan más abrirse un hueco entre la gente guapa como lugares donde por encima de los aspectos culinarios lo importante es ver y ser visto. De todo y para todos. Alegra ver tanto movimiento en un sector al que la crisis hizo mucho daño. Pero a la vez hay que preguntarse si el mercado está preparado para un exceso de oferta que puede generar una burbuja gastronómica que al estallar se lleve por delante muchos negocios. Ojalá nos equivoquemos, pero no está de más reflexionar sobre ello.