Julia de Castro, Ávila, 32 años. Cantatriz y voz de De la Puríssima, estudié Arte Dramático, soy violinista y licenciada en Historia del Arte. El 9 de mayo haré el ‘sacrilegio’ de cantar cuplé en el Teatro de la Zarzuela. Por Virginia Drake

XLSemanal. ¿Qué hace una paisana de santa Teresa cantando cuplé?

Julia de Castro. La provocación, el erotismo y la seducción son innatos en el cuplé y en mí. Pero Santa Teresa también era una provocadora y una seductora nata, la conozco muy bien. Si viviera ahora, iría a verme al teatro.

XL. Está como pez en el agua provocando…

J.C. [Ríe]. La música me ha ayudado mucho a liberarme. Mi educación castellana fue muy férrea y restrictiva. Yo era muy reservada y tímida antes de darme a la noche madrileña, no sabía cómo conectar con el hombre y necesitaba conocerme, experimentar…

XL. ¿Y este aprendizaje duró mucho?

J.C. Duró unos años, sí [ríe]. Pero el cuplé, creo, es un género con fecha de caducidad, lo que lo hace más interesante. Solo se debe cantar, como mucho, hasta los 34 años. Cuando lo deje, haré cosas nuevas muy interesantes.

XL. Estudió la carrera de violín [10 años], ¿se ve tocando en una orquesta sinfónica?

J.C. ¡No! Yo tenía un cuarteto de cuerda maravilloso y lo dejé. La música clásica no me llama nada, no sirvo para ella.

XL. Se desnuda en el escenario, coquetea con los hombres del público… ¿Es verdad que una mujer quiso pegarle una vez?

J.C. Sí, pero es normal. Si estás en continua comunicación con el público, debes lidiar con eso. puede haber gente a la que no le siente bien, no entienda el espectáculo y entre contigo a saco.

XL. Se paseó por Las Ramblas de Barcelona con chaqueta torera, casi desnuda de cintura para abajo, buscando vender un retrato suyo que le hizo Óscar Tusquets. ¿Qué hacía la gente?

J.C. ¡Indiferencia total! Cuando se escandaliza, la gente no se atreve a reaccionar, se queda muy fría.

XL. ¿Con tanta parafernalia, causa sorpresa cuando oyen su impresionante voz?

J.C. Mi desinhibición provocaba mucho rechazo al inicio; pero ¡eso es el cuplé! Luego, al ir a mis conciertos, veían que lo mío iba muy en serio. No ha sido nada sencillo ganarme al público.

XL. ¿Van mujeres a su espectáculo?

J.C. Sí; y luego me dicen que qué bien que hable sin tapujos de la infidelidad, la insatisfacción sexual… Mis letras son muy explícitas, no juego con la censura y voy contra los tabúes desde la raíz.

XL. Dice que espera decepcionar a los abonados del Teatro de la Zarzuela.

J.C. [Ríe] Lo que espero es sorprender mucho con el cuplé en el templo por excelencia del género chico. Quien quiera unas dosis fuertes de adrenalina en directo que no deje de ir a vernos. n

XL. Olga María Ramos le retirará el saludo si le oye decir esto.

J.C. Creo que ella y su madre han hecho mucho para que el cuplé siga sonando, pero para mí eso ya no es cuplé. El cuplé es el que canta una señora latina, que esté buenísima y en posición de objeto de deseo y seducción absoluta cuando actúa. El cuplé nació para ser la pornografía de la época.


Desayuno: Avena y morcilla…

Desayuno Julia de Castro

«…y leche de arroz. Hiervo la leche con copos de avena y lo paso a un bol. Aparte, frío una morcilla de arroz (tipo Burgos), la echo en el bol y mezclo. Tomo también té».