Soy de Collado Villalba (Madrid) y tengo 23 años. Hago de Carlos Alcántara en ‘Cuéntame…’, me nominaron al Goya este año, y el próximo 5 de julio abro el Festival de Mérida con ‘La Orestíada’. Por Virginia Drake

XLSemanal. De Carlitos a Orestes. menudo salto y vaya cambio de registro.

Ricardo Gómez. Sí, sí; pero pasando por el cine, el teatro y otras series. También he dirigido cortos. Pero Orestes es el personaje más complicado al que me he enfrentado nunca.

XL. La trilogía la dirige José Carlos Plaza.

R.G. Exacto. Pasé un mes yendo a su casa antes de los ensayos para analizar bien el texto con él. Además, la versión que ha hecho Luis García Montero está a la altura de Esquilo: ¡es una pasada!

XL. ¿El Teatro de Mérida impone?

R.G. Muchísimo. Estuve hace dos años viendo La asamblea de las mujeres y solo de estar sentado entre esas piedras salí conmocionado.

XL. Lleva en esto desde los siete años, pero terminó el bachillerato con notable, habla inglés, ha empezado una carrera…

R.G. Estudio Literatura Comparada, pero el curso pasado no me matriculé porque entre Los últimos de Filipinas, La cocina, Cuéntame… y una miniserie ya no me daba. También estoy aprendiendo catalán.

XL. ¿Cansa que le pregunten siempre por Carlos Alcántara?

R.G. Si estuviera harto, no habría renovado otra temporada; nadie me obliga. Recibo mucho amor de los seguidores.

XL. ¿Cómo se ha librado de ser un niño insoportable y creído?

R.G. ¡Pues mis amigos dicen que soy tonto perdido! [Se ríe]. Mi madre ha desempeñado un papel muy importante para que no se me subiera a la cabeza.

XL. ¿Hay que ser masoquista para irse de vacaciones con Imanol Arias y Ana Duato y salir de marcha con Santi Crespo [Josete en la serie] o es que le cuesta relacionarse?

R.G. ¡Vaya pregunta de mierda! [Se ríe]. No me cuesta, no, lo que pasa es que con Imanol y Ana tengo buena relación y Santi es amigo fuera del trabajo.

XL. La primera vez que votó fue en Cuéntame…, el primer beso a una chica también, las primeras calabazas… ¿Llega a la vida real muy experimentado?

R.G. ¡De vuelta de todo! [Risas]. Pero lo que pasa en plató se queda ahí. Fuera parto de cero. La vida real no es tan romántica ni tiene música de fondo.

XL. ¿Ricardo Gómez está tan implicado en política como Carlos en la serie?

R.G. No tanto, pero me hierve la sangre al ver cómo nos mienten cada día. Me pregunto qué más tiene que pasar para que haya un cambio de verdad.

XL. ¿Qué tal se lleva con Hacienda? ¿Aprueba con nota una inspección?

R.G. Yo estoy en paz. Me da miedo ese tema. Yo soy de los de «vamos a hacer las cosas bien que no quiero sustos».


Desayuno: despacito

Desayuno Ricardo Gomez

 

«No soy de desayunar nada más levantarme. Luego, me preparo un zumo de naranja, un café cortado y tostadas con aceite, jamón y tomate».